NUESTRO instituto

Hemos llegado al final del ejercicio del "Primer Comité del Instituto de Psicoanálisis APSAN”. Esperábamos mucho de esta experiencia. Imaginábamos el proyecto, como en todo inicio que encarna un "sueño grupal", con mucho entusiasmo y una secreta esperanza de volver a sentir esa pasión, que en virtud del influjo de nuestros maestros comunes, nuestra experiencia de origen (la mayoría de nosotros trabajamos en el Hospital Psiquiátrico), relaciones de amistad construidas a lo largo de un sinuoso y, muchas veces, tortuoso camino que nos dejó una marca común. Un tejido grupal que sabíamos que nos había unido antes y nos volvería a unir ahora. Se trata de un tejido hecho al fragor de un trabajo responsable, pero apasionante en torno al psicoanálisis. Que nos dejo muy conscientes de que se trata de una "profesión imposible" como lo dijera el propio Freud, aludiendo a lo inabarcable que resulta el extraordinario e infinito territorio que el psicoanálisis abrió para pensar en lo humano; en nuestro caso, como clínicos practicantes del psicoanálisis. Estábamos conscientes de que teníamos miradas, sensibilidades, y preferencias distintas a nivel teórico, técnico y personal. Esa diversidad era y sigue siendo nuestro principal capital, con toda la dificultad que el permanente ejercicio de la tolerancia supone (cuestión en la que habíamos perdido algún terreno y tuvimos que aceptar humildemente que habíamos adquirido una cierta rigidez, que nos amenazó al comienzo con conflictos que creímos por momentos que se nos iban de las manos). Afortunadamente y a pesar del estallido social, la pandemia y las dificultades inherentes a todo inicio de un proyecto, ahí estaba el 25 del 9 del 2020 el Dr Leon Cohen dando inicio al primer seminario del naciente Instituto, cuyo contenido era también un proyecto: "El proyecto de psicología para neurólogos" de Sigmund Freud. Autor al que estaba dedicado en su totalidad el semestre (a 2 de los 5 módulos que su extensa obra nos convocó a ofrecer dentro de la malla total). Una singularidad con especial sabor, la proporcionó el hecho de que la mayoría de los colegas que conformábamos el cuerpo docente aceptó dar un seminario al menos, y de muy buena gana. A su vez, la oncena de candidatos, con entusiasmo respondieron dando lo mejor de cada uno, para aportar su perspectiva del material y también sus criticas e inquietudes respecto, tanto de las materias, cuanto de la extensión y/o estilo de cada profesor. Todos, profesores y candidatos dimos y recibimos un enorme esfuerzo entusiasta y también crítica sincera y constructiva.

Nuestra experiencia, de pronto se tornó inusualmente inesperada. Nos encontramos con que el proyecto empezó a superar nuestras expectativas más optimistas. El entusiasmo que empezó a surgir, nos convocó en forma espontánea a una participación inhabitual, creando un clima grupal de asombro por lo que estábamos y aún estamos viviendo: El psicoanálisis al igual que el amor humano se reproducía allí frente a nuestros ojos, al dar cada uno de nosotros lo mejor que podíamos, surgió algo nuevo: "the chilean way" (decíamos al principio un poco en broma). Ahora, tomaba forma en las reuniones clinicas, en los boletines, en las reuniones de comisiones, directorios y de trabajo, en los seminarios, con los sponsors y en la participación de muchos miembros en diversas actividades fuera de Apsan representando al grupo. Al mismo tiempo empezaron a llegar nuevos postulantes, en número tal que posiblemente tendremos que iniciar un nuevo primer año el segundo semestre del 2022. Sabemos que todo comienzo es frágil, que nos quedan mucho trabajo y dificultades por delante, pero nos sentimos enriquecidos y agradecidos de estar viviendo la experiencia de que un sueño común se puede realizar. Aunque por momentos haya resultado cansador, nuestra vocación por el psicoanálisis se ha fortalecido, nuestra esperanza en que lo más valioso de lo humano se multiplica cuando se vuelve observable, y verificamos que cuando cada uno se hace responsable de dar lo mejor de si, nadie siente vulnerado sus derechos. En síntesis, cuando todo lo narrado ocurre, nos encontramos al frente de ese escurridizo aspecto extraordinario de la vida.


Dr. Alex Oksenberg



662 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo